RESTAURANTE

 

La planta baja del Castillo, la antigua caballeriza del lugar, es el marco excepcional de un comedor barroco que evoca lo mejor de Salta: historia, sobriedad, elegancia y buen gusto. La comida es fiel a la tradición local, con sus especialidades regionales, a la vez rinde homenaje al origen europeo de los antiguos dueños de casa, valiéndose siempre de prácticas artesanales ancestrales.

 

CONSULTAS